Unidad de Negocios: Explotación Agrícola

En Vicente Trapani S.A. existe un sistema de explotación agrario que tiene como objeto la producción de limón de alta calidad, para abastecer de materia prima a los procesos de empaque de fruta fresca e industrialización, que tienen como destino los mercados tanto nacionales como internacionales.

La filosofía de este sistema es la llamada producción integrada, que implica producir frutas cítricas usando distintas tácticas de manejo, aprovechando los recursos del medio ambiente, la diversidad biológica del mismo y prácticas de cultivo que se complementen a ellos. Se prioriza en todos los casos el mantenimiento de las condiciones biológicas adversas al cultivo en un nivel inferior al de daño económico, reservando el uso de controles químicos como última alternativa, bajo supervisión estricta y en las cantidades mínimas necesarias.

Este sistema de producción tiene en cuenta todos los factores y prácticas que puedan afectar favorable o desfavorablemente al ecosistema, utilizando métodos biológicos y químicos para minimizar el efecto de los desfavorables, de manera de hacer compatibles la protección del medio ambiente, la rentabilidad y las demandas sociales.

 

Para ello, cuenta con aproximadamente 1800 hectáreas cultivadas con plantaciones de limoneros distribuidos en diferentes unidades de explotación (Fincas), que a su vez están organizadas territorialmente en lotes y sub-lotes. Esta división permite facilitar e identificar las prácticas de manejo debidas a diferentes condiciones del monte frutal, como por ejemplo: edad de plantación o destino de la fruta (industria o fruta fresca).

PLANTACIÓN

Como la calidad de los productos finales obtenidos dependen de las acciones tomadas en todas las etapas del proceso, el sistema integrado de producción de Vicente Trapani S.A. se inicia con la obtención de plantines en viveros propios.

Se selecciona las combinaciones apropiadas de portainjerto-injerto que mejor se adapten a las condiciones ecológicas de cada sub-unidad de explotación, de acuerdo a:

 

En combinación con la elección de las variedades, se traza un marco de plantación adecuado, en base a la suma de diferentes condiciones:

 

 

CONSERVACIÓN DE SUELOS

Como una manera de evitar procesos de erosión y degradación normales en suelos bajo cultivo en pendiente, las tareas de explotación a campo se desarrollan en base a Buenas Prácticas Agrícolas (GAP) y a directivas locales de conservación de suelos. Para esto se hace énfasis en dos consideraciones fundamentales:

  1. Conservación y mejora de las condiciones físicas del suelo.

 

  1. Conservación de la fertilidad química del suelo.

En el sistema, se incluye la totalidad de la explotación agraria como unidad básica del agrosistema, equilibrando los ciclos de nutrientes.

Al mantener inalterado el horizonte superficial del suelo, se pretende mantener un equilibrio dinámico de nutrientes en la fase sólida y líquida del suelo, cuyos ciclos están en relación simbiótica con la microflora y microfauna. Este equilibrio puede ser alterado por prácticas incorrectas de manejo, como ser :

En seguimiento a nuestro sistema integrado de producción, y además de los cuidados antes mencionados, se considera las siguientes medidas:

MANEJO INTEGRADO DE PLAGAS

Conscientes del grado de dependencia que existe en un monte cítrico entre los organismos plaga (insectos, ácaros, enfermedades y malezas) y los organismos bióticos que inciden sobre sus poblaciones, se orienta el accionar en la regulación de las poblaciones de cada uno de ellos, con el fin de lograr la integración armónica de técnicas de control, poniendo énfasis en métodos preventivos que provean soluciones económicas y duraderas al problema de plagas. Por ello se trata a las pestes como parte del sistema de producción, que incluye el ambiente físico y biológico en que crece el cultivo, coordinando las tareas de control de pestes entre sí con las de manejo cultural.

El esfuerzo está puesto en anticipar y prevenir problemas cuando sea posible, brindando condiciones favorables para el desarrollo de la fauna benéfica. Esto se logra a través de:

  1. Identificación de las especies y su biología, tanto de plagas como de sus enemigos naturales, puesto que las condiciones que les son favorables o desfavorables varían entre los diferentes grupos, incluso entre las especies relacionadas. Esta tarea es realizada por un Gerente de Campo de la empresa, ingeniero agrónomo de probada experiencia y capacidad en el reconocimiento de las especies y los niveles de daño económico de estos organismos.
  2. Monitoreos periódicos a campo para conocer las condiciones generales del monte frutal, del clima, humedad del suelo, presencia de malezas y población de organismos nocivos y benignos, con el objeto de predecir y evaluar potenciales brotes de pestes y su control. Para controlar esto se hace un seguimiento en escalas entre el Encargado de Campo, capataz general de fincas y el Responsable de Campo, perito agrónomo con capacidad y experiencia en estas tareas.
  3. Planificación de todas las actividades a desarrollar durante el año productivo, indicando el momento del año, los productos y la dosis a aplicar. Esta planificación es registrada en un software específico para la gestión de la empresa agropecuaria. El objetivo es que todos los participantes en el proceso productivo (gerencia técnica, auxiliares y obreros) tengan participación en las distintas etapas y registren cada actividad realizada.

TÉCNICAS DE CONTROL

El programa de Control Integrado que ha implementado la empresa es un proceso de lucha contra organismos nocivos que utiliza un conjunto de métodos para satisfacer requerimientos económicos, ecológicos y toxicológicos, dando carácter prioritario a las acciones que fomentan la limitación natural de los enemigos del cultivo y respetan los umbrales económicos de daño. Dentro de estos métodos de control tenemos:

  1. Control Biológico: Depende de una gran variedad de factores bióticos de resistencia ambiental, que proveen un control parcial o total sobre diversas plagas. Estos incluyen parásitos, predadores y microorganismos patógenos.

Una de las medidas adoptadas para corregir desequilibrios, es la liberación de organismos parásitos y predadores adicionales, apresurando el restablecimiento del equilibrio o la colonización del monte frutal, en caso de ausencia de éstos. Algunos de los enemigos naturales más efectivos en citrus fueron introducidos desde otros países productores. Las principales especies de plagas animales identificadas en nuestra región son hoy controladas en su gran mayoría por ellos, entre los que podemos mencionar:

PLAGAS

ENEMIGOS NATURALES

Unaspis citri (Cochinilla blanca del tronco)

Aspidiotiphagus citrinus (avisp. parásita)

Hemisarcoptes malus (ácaro predador)

Aonidiella aurantii (Cochinilla roja australiana)

Coccidophilus citricola (vaquita pred.)

Aspidiotiphagus citrinus (avisp. parásita)

Aphytis melinus (avispita parásita)

Icerya purchassi (Cochinilla acanalada)

Syneura sp (mosca gibosa)

Rodolia cardinalis (vaquita predadora)

Planococcus citri (Cochinilla harinosa)

Avispitas parásitas

Vaquitas predadoras

Crisópidos

Chrisomphalus ficus (Cochinilla negra circular)

Aphytis holoxanthus (parásito externo)

Hemisarcoptes malus (ácaro predador)

Coccus hesperidium (Cochinilla blanda)

Coccophagus caridei (parásito interno)

Coccophagus fallax (parásito interno)

Aphycus flavus (parásito interno)

Lepidosaphes beckii (Cochinilla coma)

Aspidiotiphagus citrinus (avisp. parásita)

Aphytis lepidosaphes (avispita parásita)

Coccidophilus citricola(vaquita pred.)

Ceroblastes grandis (Cochinilla cerosa)

Tetrastichus (avispita parásita)

Coccophagus caridei (avispita parásita)

Pinnaspis aspidistrae (Coch. blanca de la hoja)

Aphytis sp (avispita parásita)

Vaquitas predadoras

Phyllocnistis citrella (Minador de la hoja)

Ageniaspis citricola (avispita parásita)

Crisopa sp.

Coccus perlatus (Cochinilla del delta)

Hyperaspis sp (vaquita predadora)

Pycnocephalus sp (vaquita predadora)

Coccidoxenus tucumanus (avisp. parásita)

Aphycus flavus (avispita parásita)

Coccophagus caridei (avispita parásita)

Parlatoria cinerea (Cochinilla roja chica)

Hemisarcoptes malus (ácaro predador)

Saissetia hemisphaerica (Cochinilla hemisférica)

Coccophagus caridei (avispita parásita)

Toxoptera citricidus (Pulgón negro de los citrus)

Eriopis connexa (vaquita predadora)

Hippodamia convergens (vaquita pred.)

Cicloneda sanguinea (vaquita pred.)

Aleurothrixus floccosus (Mosca blanca)

Nephaspis sp. (vaquita predadora)

Cales noacki (avispita parásita)

Signiphora sp. (avispita parásita

Paraleyrodes citri (Mosca blanca)

Coccinélidos y Crisópidos

Phyllocoptrupta oleivora (Ácaro del tostado)

Amblyseius hibisci (Phytoseiidae)

Agistemus tucumanensis (Stigmaeidae)

Agistemus sp. (Stigmaeidae)

Cheletogenes ornatus (Cheyletidae)

Tydeidae

Hirsutella thompsonii Fisher

Aceria sheldoni (Ácaro de la yema)

Amblyseius hibisci (Phytiseiidae)

Agistemus sp. (Stigmaeid)

Tyletidae

Polyphagotarsonemus latus (Ácaro blanco)

Phytoseiidae

Ceratitis capitata (Mosca del mediterráneo)

Anastrepha fraterculus (Mosca sudamericana)

Pachycrepoideus vindemmiae (a. parásita)

Opius argentina (avispita parásita)

Opius turicai (avispita parásita)

Opius brasilianus (avispita parásita)

Opius tucumanus (avisp. parásita)

Aceratoneuromyia indica (avisp. parásita)

Ganaspis pelleranoi (avispita parásita)

Biosteres longicaudatus (avisp. parásita)

  1. Control Cultural: Se basa en un serie de prácticas de manejo del cultivo que tiende a crear condiciones que favorecen el establecimiento y desarrollo de la fauna benéfica, y a su vez, propician condiciones desfavorables para las plagas y enfermedades que lo afectan. Así, por ejemplo, la disminución de polvo de suelo en suspensión y su depósito sobre las hojas, puede obstaculizar el accionar de la fauna benéfica y favorecer el accionar de ácaros nocivos. En este caso, para minimizar su efecto, se toman las siguientes medidas:

También se provee de alimento y cobijo a muchos predadores y parásitos, dejando malezas y rastrojo vegetal tanto bajo las copas como entre las líneas de plantación.

El sistema de plantación en bordos continuos, terrazas o en bordos individuales, favorecen el escurrimiento del agua cerca de las raíces y base de las plantas cítricas, previniendo el desarrollo de enfermedades que afectan esta parte de las plantas , principalmente Phytophthora.

Para la prevención de otras enfermedades de la parte aérea de las plantas, se realizan podas de limpieza para eliminar material enfermo o necrosado. Además, se realizan podas mecanizadas y manuales de techo y laterales para mejorar iluminación y ventilación en el interior de la planta.

El material para la multiplicación y obtención de plantas es extraído de lotes seleccionados y controlados sanitariamente, evitando de esa manera multiplicar en la plantación, enfermedades o características botánicas indeseables.

  1. Control Químico: La utilización de plaguicidas, aunque resuelve la problemática fitosanitaria, presenta una serie de potenciales inconvenientes, a saber:

Dentro de las plagas, existen algunas enfermedades que producen daño económico, ya sea por afectar el funcionamiento de la planta en forma más o menos importante, como es el caso de Phytophthora, o por dañar externamente la fruta disminuyendo su valor comercial, como ser Sarna ( Elsinoe fawcetti ), Botritis ( Botritis sp.), Septoria ( Septoria sp.), etc.

Para estas enfermedades no existe un control biológico y natural suficiente, por lo que es necesario realizar tratamientos químicos y/o culturales preventivos.

Para las otras plagas, cuando los resultados de la identificación de especies y los monitoreos indican que se ha superado el nivel de daño económico, y no existiendo medidas biológicas eficaces para su control, se recurre a productos químicos autorizados

La elección de los productos fitosanitarios, inclusive los aplicados en vivero, se hace contemplando las siguientes pautas:

MANEJO Y APLICACIÓN DE PESTICIDAS

  1. Se provee al personal afectado a las aplicaciones de pesticidas de ropa de protección adecuada y exigida por la legislación local, con camisas mangas largas, pantalones de algodón de trama cerrada, capas protectoras, guantes, protectores auditivos y anteojos de protección.
  2. Se brinda la capacitación necesaria a todo el personal de campo de la empresa. Como ejemplo se cita la asistencia a un curso intensivo de una semana de duración, que incluyó temas referentes a las características agronómicas del cultivo del limón, su manejo, terapéutica vegetal, maquinaria agrícola relacionada con los cítricos y su uso, medidas de protección personal, funcionamiento de las organizaciones de trabajos dentro de una finca cítrica, como así también conocimientos generales sobre pautas de higiene y calidad de vida en el hogar del trabajador rural.
  3. El personal participante en la aplicación de agroquímicos recibió cursos para tractoristas (manejo de la maquinaria de aplicación), de los que existen registros. Además, antes de comenzar las campañas de aplicación, se realizan reuniones explicativas de los objetivos de la misma, los productos a utilizar y sus recomendaciones de manejo.
  4. Se redactó instrucciones sobre el uso adecuado de insecticidas, fungicidas y herbicidas, calibración de la maquinaria, y mezclas y agregado de productos en el tanque de la pulverizadora.
  5. Antes del inicio de la aplicación en un lote en particular, se elabora una planilla con la información referente a la calibración de la maquinaria y a las cantidades de producto a usar por cada carga de la misma. Esta planilla es entregada a cada aplicador, donde se asienta además, la fecha de finalización del tratamiento en el lote, para permitir el cumplimiento del período de carencia apropiado antes de la cosecha.
  6. Se dio instrucciones al personal sobre precauciones a tomar en el manejo y uso de los pesticidas para evitar intoxicaciones, y el modo de actuar ante un accidente del tipo.
  7. Para disminuir los riesgos asociados con el almacenamiento y transporte de los pesticidas se trabaja con stock cero; esto es, los productos son retirados del proveedor en la medida que se los necesita y son almacenados provisoriamente, cumpliendo con las recomendaciones locales, en depósitos destinados a ese fin.
  8. Los envases vacíos de pesticidas son tratados de acuerdo a las normas existentes en nuestro país, incluyendo triple lavado, inutilización y almacenamiento en depósitos hasta su disposición final.